+34 959 504 461

Mantenimientos eléctricos

Instalación y mantenimiento de proyectos de media y baja tensión

¿No sabes a quién confiar la instalación eléctrica de tu empresa?

En Simatec contamos con un grupo de profesionales altamente cualificados con más de 22 años de experiencia para mantener en buen estado los equipos eléctricos durante toda su vida útil. Como empresa especializada en el montaje y mantenimiento de instalaciones eléctricas disponemos de medios téctnicos y humanos para llevar a cabo un análisis del estado de las instalaciones y creamos un plan de mantenimiento preventivo acorde a las normas que rigen el sector y sus necesidades.

Ofrecemos un servicio responsable y de calidad a través del mantenimiento preventivo y correctivo de instalaciones eléctircas. Como actividad principal, nos centramos en el mantenimiento de las instalaciones de media tensión, permitiendo con ello aportar mayor valor a sus proyectos. Lo que se traduce en un incremento de la rentabilidad.

Tipos de mantenimientos

Nuestro objetivo es prolongar la vida útil de los equipos e instalaciones al máximo. Realizamos inspecciones rutinarias que nos permiten detectar problemas en los equipos e instalaciones que inspeccionamos de manera que reducimos e incluso suprimimos posibles futuros problemas en dichos equipos que conllevarían un mayor coste de reparación.

En este contexto, se distinguen los siguientes tipos de mantenimientos eléctricos.

Mantenimiento preventivo

Cuidamos de nuestras instalaciones, por ello ofrecemos a todos nuestros clientes un programa de mantenimiento preventivo, aportando con ello un valor añadido con los siguientes beneficios:

Instalaciones garantizadas con los máximos estándares de calidad.

  • Disminución de la necesidad de hacer un mantenimiento correctivo
  • Optimizar la producción al evitar paros.
  • Disminuye costes
  • Mejora de la vida útil de los equipos.
  • Aumenta la seguridad de los operadores.
  • Reduce el tiempo de espera por reparaciones.

Mantenimiento correctivo

El mantenimiento correctivo se basa en la reparación o sustitución del activo dañado o averiado, ocasinando dicha situación perjuicios en cuanto a producción, costes y tiempos de reparación se refiere.

El motivo más frecuentes de dicha intervención es la falta de un mantenimiento preventivo periódico que asegure el correcto funcionamiento y el estado óptimo de la instalación.